Nachos Macritas fue el primer cliente real para los alumnos