Matias y Ramiro hablan sobre la “experiencia Miami Ad School”

[fullwidth backgroundcolor=”” backgroundimage=”” backgroundrepeat=”no-repeat” backgroundposition=”left top” backgroundattachment=”scroll” video_webm=”” video_mp4=”” video_ogv=”” video_preview_image=”” overlay_color=”” overlay_opacity=”0.5″ video_mute=”yes” video_loop=”yes” fade=”no” bordersize=”0px” bordercolor=”” borderstyle=”” paddingtop=”20px” paddingbottom=”20px” paddingleft=”0px” paddingright=”0px” menu_anchor=”” equal_height_columns=”no” hundred_percent=”no” class=”” id=””]

Matías Rojas y Ramiro Agulla hablan sobre la “experiencia Miami Ad School”

De vuelta en Buenos Aires después de haber estudiado en Madrid y San Francisco, Matías y Ramiro tienen mucho para contar sobre aprender publicidad a lo largo del globo.

Matias Rojas y Ramiro Agulla cuentan su experiencia Miami Ad School

Matias Rojas y Ramiro Agulla en el Agency Lab de Miami Ad School en Y&R

Matías y Ramiro son dos chicos a quienes las vueltas de la vida acercó gentilmente a la publicidad. Uno, desde la carrera de arquitectura; el otro (hijo del famosísimo publicitario argentino Ramiro Agulla), desde la de comunicación. Confluyeron en Miami Ad School Buenos Aires como dupla y, hoy en día, están haciendo un Agency Lab en Young & Rubicam de la misma ciudad.

En una entrevista realizada por el medio especializado Primer Brief, Matías y Ramiro hablaron sobre cómo llegaron a la publicidad y a la escuela y, a partir de eso, qué aprendieron en el trayecto. Su “experiencia Miami Ad School” incluye Quarters Away tanto en Madrid como en San Francisco: de esas dos ciudades sacaron incontables anécdotas y experiencias que pueden aplicar en sus ideas.

Desde la desmitificación de estereotipos hasta el amor por la tecnología, el viaje de los chicos por esas ciudades los llevó a aprender muchísimo. La posibilidad de ver el mundo desde distintos puntos de vista abre, según los chicos, la cabeza, y te hace dar cuenta de que por más de que vivamos en un mundo globalizado, cada país tiene sus secretos y manierismos.

“A mí en San Francisco me tocó laburar en una clase con un director de arte tibetano de 30 años, que tuvo que huir de Tibet y refugiarse en la India, para después viajar a los Estados Unidos —ejemplifica Ramiro—. El tipo entiende el mundo desde un punto de vista muy particular. Y vos estás ahí con eso”.

“A nosotros nos encanta la tecnología, es algo que nos unió siempre —agrega Matías—. Fuimos medio ingenuos allá, igual. No nos dimos cuenta de qué nos iba a generar vivir allá. San Francisco es un polo cerrado, hermético, no parece Estados Unidos. Nosotros usábamos Uber, una aplicación de taxis que después viajó al mundo. Si estás ahí pasan cosas. La tecnología allá está en todo. Y es que la Miami Ad School te da eso, experiencias”.

Matias Rojas y Ramiro Agulla cuentan su experiencia Miami Ad School

Matias Rojas y Ramiro Agulla cuentan su experiencia Miami Ad School

Podés leer toda la nota publicada en Primer Brief, titulada Matías y Ramiro, alumnos de la Miami Ad School: “Elegimos seguir equivocándonos”.

[/fullwidth]
2015-04-26T10:29:57+00:00